kmf "kmf"

Té y salud

LA QUÍMICA DEL TÉ (de por qué su cafeína se absorbe más lentamente que la del café y otros asuntos).

sábado, noviembre 2nd, 2013

510TeaCoffee
Las hojas de Camellia sinensis contienen un 75-80% de agua. La infusión de las hojas frescas extrae un 60% de producto soluble. El 40% de producto insoluble corresponde a sustancias tales como el almidón, la clorofila, resinas, etc. Los productos solubles son los que nos encontramos en la taza y son los siguientes:

POLIFENOLES:

El té contiene varios tipos de polifenoles, pero los más abundantes son los flavonoides. Los principales flavonoides del té pertenecen a un tipo de sustancias conocidas genéricamente como catequinas. Las cuatro principales catequinas del té son: EC, ECG, EGC y EGCG. También contiene taninos, responsables de la astringencia y del sabor amargo. Parece ser que el contenido en polifenoles está en relación directa con la edad de las hojas, cuanto más joven o tierna sea la hoja mayor es el contenido en polifenoles.

Hay que destacar el papel antioxidante que ejercen las catequinas, base de casi todas las propiedades saludables del té: previene enfermedades cardiovasculares, reduce el riesgo de cáncer, retrasa el envejecimiento, etc.

ALCALOIDES:

Aquí hablamos de la cafeína y otras sustancias parecidas en muy pequeña cantidad, la teofilina y la teobromina.

Todos los tipos de té contienen cafeína, pero en diferentes proporciones. El té verde tiene menos que el Oolong y éste menos que el rojo y el negro. Cabe notar que el cuerpo absorbe rápidamente la cafeína del café, lo que provoca un inmediato incremento de la actividad cardiovascular. En cambio se cree que los polifenoles del té ralentizan el ritmo de absorción. Los efectos de la cafeína se notan más lentamente, pero son más duraderos, por lo que el té es mucho más revitalizante que el café.

A pesar de que todavía necesitamos más estudios e investigación, la explicación podría ser la siguiente: En el té recién preparado, la cafeína se une a los taninos y a la L-teanina -un aminoácido soluble en agua- cuando se elabora. Este enlace requiere más tiempo para metabolizarse que la cafeína libre, por lo que la absorción de la cafeína en el torrente sanguíneo es más lenta y más gradual que la que ocurre con la del café (L-teanina también tiene algunas otras ventajas muy interesantes, como la estimulación de la producción de ondas alfa y la formación de GABA para la inducción del estado de alerta). Mientras tanto, el cuerpo está absorbiendo L-teofilina, una sustancia que aparece naturalmente en el té y que produce efectos similares a los los de la cafeína, pero con una tasa de absorción más lenta. Después de la absorción, los efectos de la cafeína duran alrededor de 4 horas, de L-teofilina, cerca de 8 horas, y de L-teanina, 8 a 10 horas. Esto significa que el regreso al nivel de energía original es calmo y apacible. El café es diferente del té en que su cafeína se absorbe rápidamente, provocando un aumento en los niveles de adrenalina (y de estrés) y resulta en una sensación repulsiva cuando desaparece, descripta, a menudo, como un choque.

SALES MINERALES:

Destaca un alto contenido en flúor y, en nuestro país, hierro (ver nota del 13 de septiembre de 2013).

VITAMINAS:

Vitamina A (se cree que los carotenos pueden tener influencia en el aroma), grupo de vitaminas B muy bien representado, vitamina C (en los no oxidados) y vitamina E (sobre todo en los de la India y Ceilán).

OTROS:

Pequeñas cantidades de aminoácidos, glúcidos y lípidos. Se han descubierto algunos aminoácidos exclusivos del té como la teanina y L-teanina.

El té verde, al no estar oxidado, conserva intactos los componentes existentes en las hojas. El sabor del te verde es suave y delicado, uno siente que realmente está paladeando la esencia de la planta. La L-teanina del té verde es la responsable de su sabor a umami, el quinto sabor descripto por los japoneses como “agradable sabroso sabor” -los otros cuatro son dulce, salado, agrio y amargo-. El aroma del té rojo (negro en occidente) es sumamente complejo, se han contabilizado más de 550 sustancias diferentes. Durante la oxidación, las catequinas reaccionan con el oxígeno, para dar lugar al color y sabor de la infusión, modificado por la cafeína.

El aporte calórico de una taza de té es de tan solo 2 calorías.

………………………………………………………………………………………..

CAFEÍNA (Propiedades químicas)

La cafeína es un alcaloide de la familia metilxantina, cuyos metabolítos incluyen los compuestos teofilina y teobromina, con estructura química similar y similares efectos (aunque de menor intensidad a las mismas dosis). En estado puro es un polvo blanco muy amargo. Fue descubierta en 1819 por Ruge y descrita en 1821 por Pelletier y Robiquet.

Su fórmula química es C8H10N4O2

Una taza de café contiene de 80 (instantáneo) a 125 (filtrado) mg de cafeína. El café descafeinado, debe contener una cantidad de cafeína no superior al 0,3%.

Farmacología
El consumo global de caféina fue estimado en 120.000 toneladas por año convirtiéndola así en la sustancia psicoactiva más popular. La cafeína, es un estimulante metabólico y del sistema nervioso central, y es usada tanto recreacionalmente como médicamente para reducir la fatiga física y restaurar el estado de alerta mental en los casos en que exista una inusual debilidad o aletargamiento. La cafeína y otros derivados de metilxantina son también usados en recién nacidos para tratar la apnea y para corregir latidos irregulares. La cafeína activa el sistema nervioso central a niveles más altos, provocando un incremento en la alerta y en la vigilia, un flujo de pensamiento más rápido y claro, e incrementando la atención y mejora de la coordinación corporal. A dosis altas, también actúa a nivel de la médula espinal. Una vez dentro del cuerpo, posee una química compleja, que actúa a través de diferentes mecanismos de acción como se describen aquí:

Metabolismo y vida media
La cafeína del café y otras infusiones es absorbida por el estómago y el intestino delgado dentro de los 45 minutos que siguen a la ingestión, para luego ser distribuida a través de todos los tejidos del cuerpo. Su eliminación sigue una cinética de primer orden.

La vida media de la cafeína —esto es, el tiempo requerido para que el cuerpo elimine la mitad de la cantidad total inicial de cafeína— varía ampliamente entre individuos, de acuerdo a ciertos factores como la edad, función hepática, embarazo, algunas drogas concurrentes y el nivel de enzimas en el hígado necesarias para su metabolismo. En adultos sanos, la vida media de la cafeína es de unas 4-9 horas. En mujeres bajo administración de anticonceptivos de vía oral, la vida media es de 5-10 horas, y en mujeres embarazadas la vida media es de aproximadamente de 9-11 horas. La cafeína puede acumularse en individuos con enfermedades hepáticas severas, incrementando su vida media incluso hasta 96 horas. En bebés y niños la vida media puede ser más amplia que en adultos; la vida media en un recién nacido puede ser de hasta 30 horas. Otros factores como el tabaquismo pueden acortar el tiempo de vida media de la cafeína. La fluvoxamina (medicamento antidepresivo) reduce la eliminación de cafeína en un 91.3%, y prolonga su vida media una 11.4 veces respecto a la normal (esto es de 4-9 horas a 56 horas).

La cafeína, es metabolizada en el hígado por el sistema enzimático del Citocromo P450 oxidasa (específicamente, la isoenzima 1A2) en tres productos metabólicos de la dimetilxantina donde cada uno posee sus propios efectos en el cuerpo, que son:

* Paraxantina (84%): Incrementa la lipólisis induciendo el incremento de niveles de glicerol y ácidos grasos libres en el plasma sanguíneo.
* Teobromina (12%): Dilata los vasos sanguíneos e incrementa el volumen de orina. La teobromina es también el principal alcaloide en el cacao.
* Teofilina (4%): Relaja el músculo liso de los bronquios y es así usado para el tratamiento del asma. La dosis terapéutica de teofilina es sin embargo de un múltiplo mayor al obtenido por el metabolismo de la cafeína.

Cada uno de estos metabolitos es luego metabolizado y excretado en la orina.

Mecanismo de acción
El principal modo de acción de la cafeína es como un antagonista de los receptores de adenosina que se encuentran en las células del cerebro.

La cafeína cruza fácilmente la barrera hematoencefálica que separa a los vasos sanguíneos del encéfalo. Una vez en el cerebro, el principal modo de acción es como un antagonista no selectivo del receptor de adenosina. La molécula de cafeína es estructuralmente similar a la adenosina y por lo tanto se une a los receptores de adenosina en la superficie de las células, sin activarlos (un mecanismo de acción “antagonista”). Entonces, tenemos que la cafeína actúa como un inhibidor competitivo.

La adenosina se encuentra en casi cualquier parte del cuerpo, debido a que desempeña un papel fundamental en el metabolismo energético relacionado al ATP, pero en el cerebro, la adenosina desempeña funciones especiales. Existe una gran cantidad de evidencia que indica que las concentraciones de adenosina cerebral se ven aumentadas por varios tipos de estrés metabólico entre los cuales citamos: Hipoxia e isquemia. La evidencia indica también que la adenosina cerebral actúa protegiendo el cerebro mediante la supresión de la actividad neuronal y también mediante el incremento del flujo sanguíneo a través de los receptores A2A y A2B ubicados en el músculo liso vascular. En oposición a la adenosina, la cafeína reduce el flujo sanguíneo cerebral en reposo entre 22% y 30%. La cafeína también posee un efecto desinhibitorio general sobre la actividad neuronal. De todas formas, no se ha demostrado cómo esos efectos causan un incremento en la vigilia y la alerta. La adenosina es liberada al cerebro mediante un mecanismo complejo. Hay evidencia que indica que la adenosina funciona como un neurotransmisor liberado en los espacios sinápticos en algunos casos, pero sin embargo, los incrementos de adenosina relacionada con el estrés, parecerían ser producidos principalmente mediante el metabolismo extracelular del ATP.

Ciertamente, la adenosina no es el neurotransmisor primario de ningún grupo de neuronas, pero sin embargo es liberada junto a otros neurotransmisores por algunos tipos de neuronas. A diferencia de muchos neurotransmisores, al parecer, la adenosina no es almacenada en vesículas que son dependientes del voltaje, por lo cual, la posibilidad de que se dé ese mecanismo no ha sido completamente descartada. Varias clases de receptores de adenosina han sido descritos, cada una con ubicaciones anatómicas diferentes. Los receptores A1 están ampliamente distribuidos y actúan inhibiendo la absorción de calcio. Los receptores A2A están densamente concentrados en los ganglios basales, un área que desempeña un papel crítico en el control del comportamiento, pero también pueden ser encontrados en otras partes del cerebro pero en densidades más bajas. Hay evidencia de que los receptores A 2A interactúan con el sistema dopaminérgico, el cual está involucrado en el estado de vigilia y recompensa. Los receptores A2A pueden ser hallados también en las paredes arteriales y en las membranas celulares de las células de la sangre. Más allá de sus efectos de neuroprotección, existen razones para creer que la adenosina puede estar más específicamente involucrada en el control de los ciclos de sueño-vigilia. Robert McCarley y sus colegas opinan que la acumulación de adenosina puede ser una causa primaria de la sensación de sueño que sigue a una prolongada actividad mental, y que los efectos pueden ser mediados tanto por inhibición de las neuronas promotoras de la vigilia mediante los receptores A1, y por la activación de las neuronas promotoras del sueño mediadas por efectos indirectos en los receptores A2A. Estudios recientes han aportado evidencias adicionales sobre la importancia de los receptores A2A, pero no para los A1.

Algunos de los efectos secundarios de la cafeína son probablemente causados por efectos no relacionados con la adenosina. Como otras xantinas metiladas, la cafeína es también un:

1. Inhibidor competitivo y no selectivo de la fosfodiesterasa el cual aumenta el cAMP intracelular, activa la PKA, e inhibe el TNF-alfa y la síntesis del leucotrieno, reduce la inflamación y el sistema inmunitario innato
2. Receptor antagonista no selectivo de adenosina

Los inhibidores de fosfodiesterasa ejercen su inhibición sobre las enzimas cAMP-fosfodiesterasa (cAMP-PDE), que convierten al AMP cíclico en su forma no cíclica dentro de las células, y de esta manera permiten la producción de AMPc dentro de las células. El AMP cíclico participa en la activación de la proteína quinasa A (PKA) que inicia a su vez la fosforilación de enzimas específicas que intervienen en la síntesis de glucosa. Mediante el bloqueo de su degradación, la cafeína intensifica y prolonga los efectos de la epinefrina y las drogas tipo epinefrina como las anfetaminas, metanfetaminas o metilfenidatos. A su vez, las concentraciones altas de AMPc en las células parietales provocan un aumento en la activación de la proteína quinasa A dependiente de AMPc que a su vez incrementa la activación de la bomba de protones, específicamente la H+/K+ ATPasa, teniendo como efecto último, un incremento en la secreción de jugos gástricos ácidos. El AMP cíclico también incrementa la actividad de la [[corriente If]], que a su vez, incrementa directamente la frecuencia cardíaca. La cafeína es también un análogo estructural de la estricnina y como ella (aunque mucho menos potente) es un antagonista competitivo de los receptores ionotrópicos de glicina.

También, los metabolitos de la cafeína contribuyen a sus efectos. La paraxantina es responsable del incremento del proceso de lipolisis, el cual libera glicerol y ácidos grasos al torrente sanguíneo para que sean usados como energía por los músculos. La teobromina es un vasodilatador que aumenta la cantidad de flujo de oxígeno y nutrientes al cerebro y músculos. La teofilina actúa como un relajante del músculo liso que afecta principalmente a los bronquiolos y también actúa como una sustancia cronotrópica e inotrópica incrementando la frecuencia cardíaca y su eficiencia.

Imagen de Robert Mason “Tea vs Coffee”

SOBRE TÉ Y ENFERMEDADES INFLAMATORIAS (parte I)

viernes, septiembre 13th, 2013

Tea in the Hospital Ward - Stanley Spencer, 1932

Como siempre que uno se ve afectado por alguna patología y, fundamentalmente, ahora que vivimos en la era internet, tratamos de buscar -y encontrar- información clara, de buenas fuentes, para comprender a fondo los mecanismos de nuestras enfermedades y la mejor forma de colaborar para curarlas o, al menos, mejorarlas.

Por supuesto que mucho de lo que circula en internet no proviene de fuentes confiables pero sabiendo cómo y dónde buscar, encontramos data, como cuando nos pasábamos horas en la biblioteca de la Facultad. Eso, sumado a todos los conocimientos que vamos adquiriendo a lo largo de los años, los aportes de otras personas que sufren de los mismos males y el sentido común, pueden servir para ayudarnos a reconocer qué cosas son las que nos mejoran y cuáles nos empeoran.

Hay todo un abanico de enfermedades inflamatorias y autoinmunes, en las que la dieta cumple un rol fundamental a la hora de mejorar nuestra calidad de vida. Y no hablo de dieta para adelgazar, sino del conocimiento profundo de los alimentos y bebidas que pueden afectarnos de manera positiva o negativa a la hora de un “brote o llamarada” (en inglés, flare). Esto no quiere decir que sólo controlando lo que ingerimos nos vamos a curar –en ciertos casos sí-, sino que vamos a restar o limitar un factor desencadenante muy importante. Quienes sufren de alergias o celiaquía o diabetes o toda una larga serie de oes, saben a qué me refiero y a la frustración que se siente cuando simplemente nos dan medicación pero casi ninguna educación acerca de los cambios en nuestros estilos de vida que podrían ayudarnos a minimizar algunos síntomas.

El objetivo de esta nota no es analizar cada alimento o bebida que pueda gatillar un brote. Desde este espacio, que es nuestra dacha, nos limitaremos al té y otras hierbas. Siempre hablamos de las bondades y propiedades benéficas para la salud que tiene el té y, en verdad, es una infusión llena de las mejores cualidades, lo cual la hace tan universal y la segunda bebida más tomada después del agua. Pero como decía días atrás, no todo es para todos, no todo nos hace bien a todos y creo que es importante escribir una nota con una actitud inclusiva.

Vamos a analizar el consumo de té desde dos puntos de vista distintos, que lamentablemente en algunos casos se conjugan:

a) su acidez, que afecta principalmente a aquéllas personas que tienen problemas en las vías urinarias bajas, como cistitis intersticial que es un trastorno neuroinflamatorio crónico que afecta a la vejiga (una relación complicada entre los nervios de la vejiga, el sistema inmunitario y el tracto urinario) y que puede confundirse con infecciones bacterianas, endometriosis, tumores malignos, herpes, cálculos renales y otras.

b) su cantidad de oxalatos, que afectan principalmente a aquellas personas que sufren procesos inflamatorios y/o autoimunes de distintos grados de evolución, que comprometen sus mucosas (gástrica, intestinal, colónica, vesical, uretral, etc) y algunas glándulas como la tiroides; también se relacionan con autismo, asma, vulvodinia, litiasis renal, uretritis, disfunción de piso pélvico, fibromialgia y otras.

VEJIGA Y ACIDEZ
Muchas personas, en su mayoría mujeres, dicen que sus síntomas disminuyen cuando siguen una dieta alcalinizante, antiinflamatoria, evitando ciertos alimentos desencadenantes y eliminando el alcohol y el tabaco. El tabaco es un disparador especialmente común, porque contrae los vasos sanguíneos de la vejiga, lo que hace que sea más difícil para nuestros cuerpos limpiar naturalmente sustancias inflamatorias de los tejidos de ésta.

Estos son los alimentos que la Red de Cistitis Intersticial llama “Los Peores” debido a que desencadenan la mayor parte de síntomas en la mayoría de las personas. Estos delincuentes son un buen lugar para empezar:

Café.
El ácido y la cafeína en el café pueden causar intensa irritación y malestar. Asimismo, la cafeína actúa como diurético. Por lo tanto la reducción del consumo de café es un acierto (en realidad, la mayoría de las mujeres con problemas de vejiga deben eliminar por completo el café para sentir un mayor alivio).

Té.
Los tés rojos (negros) e incluso los tés descafeinados, pueden provocar la inflamación de la vejiga. Los tés azules, verdes, blancos y algunos tés de hierbas también tienden a tener un cierto nivel de acidez. La mayoría de las mujeres (comprensiblemente) no quieren renunciar a sus deliciosas bebidas calientes, por lo que se sugiere agua caliente con jengibre rallado y miel como sustituto, infusión de Rooibos, infusión de manzanilla o infusión de menta que contenga sólo hojas de menta o hierbabuena (en estos dos últimos casos, evitar las infusiones que combinan mazanilla o menta con otras hierbas -excepto anís, semillas de hinojo, salvia, extracto natural de vainilla- o con té rojo, negro o verde). De más está decirles que ya estoy pensando en blends que sirvan para ayudar a aliviar estos sufrimientos.

Arándano rojo y otros jugos de frutas ácidas.
El jugo de arándano, a menudo, se recomienda para el tratamiento de infecciones del tracto urinario, pero una vejiga irritable por razones no bacterianas es muy afectada por la acidez en el jugo de arándano. Así que si no se puede evitar los jugos, hay que probar con variedades menos ácidas como la pera, manzana y arándanos azules. De todas las frutas, la pera es la apuesta más segura.

Gaseosas.
Estas bebidas aportan cuatro principales irritantes de la vejiga en una lata: carbonatación ácida, ácidos cítrico y fosfórico, cafeína y edulcorantes artificiales.

Agreguemos algunos items más a esta lista de “delincuentes”, que también tienen el potencial de desencadenar síntomas:

Colorantes alimentarios artificiales, aromatizantes, saborizantes y edulcorantes artificiales.
Los colorantes alimentarios son sorprendentemente comunes en los alimentos (incluso algunos suplementos para la salud), así como la mayoría de los multivitamínicos y medicamentos recetados. Los aromatizantes y saborizantes artificiales se encuentran en montones de alimentos, incluidas muchas marcas de tés en saquitos y blends de tés en hebras. De los edulcorantes, si podemos evitarlos, mejor pero si no, tengamos en cuenta los prohibidos, que son acesulfame K, aspartamo, nutrasweet, sacarina, sweet-n-low (aparentemente la stevia, que es un edulcorante natural, también acidifica la orina).
Alimentos que promueven la fermentación. El azúcar, el vinagre y otros son altamente fermentativos.

Gluten.
Esta proteína problemática, promotora de inflamación, se encuentra de forma natural en los cereales y también en muchos otros alimentos a través de los aditivos y contaminantes. Es importante limitar su consumo durante los brotes.

Especias, condimentos y aditivos.
Ácido ascórbico, pimientas en general, clavo de olor, canela, curry, mostaza. En menor medida, canela en polvo, ácido cítrico.

Una vez que sabemos qué alimentos desencadenan síntomas desagradables, podemos empezar a hacer una lista de aquéllos que actúan como gatillo en nosotros. Cuando nos sentimos mejor -lo cual sucede, en general, en una semana o dos de dieta- podemos empezar a evaluar qué cantidad de cada alimento puede procesar cómodamente nuestro cuerpo. ¡Ánimo!: incluso la dieta más estricta no tiene por qué durar para siempre. Pero el cambio a una dieta más alcalinizante tiene enormes beneficios para la salud general del cuerpo y hay un montón de personas con Cistitis Intersticial y vejigas irritables que pueden disfrutar de todos los alimentos arriba mencionados en cantidades más pequeñas.

TIROIDES
Son varios los comentarios que fueron llegando de amigos dacheros preocupados por este tópico.

El té negro, verde y blanco se encuentran entre las mejores fuentes de antioxidantes en la dieta moderna y tradicional. Los fitoquímicos encontrados en las hojas de Camellia sinensis son altamente beneficiosos para la salud previniendo la aparición de condiciones tan diversas como la enfermedad de Alzheimer y numerosas formas de cáncer. Sin embargo, la ironía es que esos mismos destructores de radicales libres que protegen al cuerpo también puede afectar negativamente la función tiroidea.

Algunos expertos en salud natural afirman que el contenido natural de fluoruros en el té puede dañar la tiroides. Es más, el exceso de fluoruro proveniente de cualquier fuente puede producir disfunción tiroidea. Esto es lo suficientemente relevante como para preguntar a los fabricantes de té si les hacen a sus productos pruebas de contenido de aluminio, flúor y otros minerales potencialmente tóxicos. A pesar de que esto último es de importancia, estos elementos no deseables no son predominantemente responsables de la actividad anti-tiroidea en el té.

La última investigación, publicada en agosto de 2010, en el journal de Toxicología Humana y Experimental, describe cómo el té verde tiene mayor potencial anti-tiroideo que el té negro, debido a su mayor contenido de flavonoides polifenólicos. Esta conclusión es corroborada en otros exámenes recientes que apuntan, principalmente, a seleccionar antioxidantes conocidos como catequinas como los mayores responsables. En experimentación con animales, la ingesta de niveles mayores de té verde generalmente provoca la disfunción de la glándula tiroides debido a la disminución de los niveles séricos de hormonas tiroideas (T3 y T4), reducción de la actividad de la peroxidasa tiroidea e, incluso, lesiones de la tiroides.

Antes de sacar conclusiones apresuradas y, teniendo en cuenta que, a pesar de que este tipo de estudios realizados en animales no arrojan los mismos resultados cuando se hacen las pruebas en humanos, si se consumen grandes cantidades de té o de otros alimentos que puedan afectar a la tiroides (verduras crucíferas, maníes y otras frutas secas, soja, etc), habría que estudiar cómo está la función tiroidea, especialmente si se presentan síntomas asociados con hipotiroidismo. Esto permitirá a los pacientes y a sus equipos médicos hacer los ajustes necesarios en la dieta.

La obra de hoy: Tea in the Hospital Ward – Stanley Spencer, 1932

TÉ Y DEPRESIÓN

martes, julio 16th, 2013

cup-of-tea-sadness
Para todos aquéllos que me preguntan si hay algún buen té para la depresión.
Muchas personas están interesadas en los remedios naturales o a base de hierbas para una variedad de enfermedades y existen probados beneficios de muchos de estos remedios. Sin embargo, la depresión es una enfermedad seria que requiere la atención de un médico/a y el uso de cualquier remedio herbal debe discutirse, primero, con él/ella.
De todos modos, aquí van algunas hierbas y tés que pueden ayudar a levantar el ánimo:

TÉ BLANCO
El té blanco tiene un componente que aumenta los niveles de GABA (ácido gamma aminobutírico), serotonina y dopamina en el cerebro. El efecto de esto es que la persona se siente más feliz y menos ansiosa.

TÉ VERDE
Muchos de los taninos y antioxidantes que se encuentran en el té verde han demostrado reducir el estrés y combatir la depresión y el té verde también puede ayudar a reducir la ansiedad que, a menudo, acompaña a muchas formas de depresión.
[En los otros tipos de té, al aumentar la oxidación y, en algunos casos, realizarse un proceso de fermentado, el contenido de GABA del té disminuye notoriamente – NdeR].

HIERBA DE SAN JUAN (Hipérico o hipéricum)
Ésta ha sido promocionada como una alternativa a los antidepresivos (y es aún más eficaz que algunos de ellos), ya que tiene menos efectos secundarios que los productos farmacéuticos. Muchos fabricantes de estos remedios ofrecen ahora esta hierba en forma de té.

GINGKO BILOBA
Además de estimular la memoria, ahora se cree que aumenta neurotransmisores que pueden ayudar a combatir la depresión.

REGALIZ
Al menos ocho de los diferentes compuestos que se encuentran en el regaliz, actúan como inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO), que son antidepresivos químicos, por lo que beber té de regaliz puede ayudar a tratar efectivamente la depresión.

Fuente: Carolyn Kay Neeley
Redacción e investigación: Gabriela Chromoy
Foto: Stay on top – coping with depression.

Tea blends, blends artesanales, blends de té en hebras, té de alta gama, té premium, té ruso, té de samovar, tea shop, té gourmet, latex free tea blends, mezclas de té en hebras libres de látex, té orgánico.

Buenos Aires - Argentina | Tel. 15-6734-2781 - Llámenos gratuitamente | sekret@dachablends.com.ar