kmf "kmf"

Secretos

LOS SÁBADOS, PERLAS.

sábado, agosto 24th, 2013

dsc03852COLLAR DE PERLAS…

El té de perlas de dragón Fenix es como una joya. Su método de elaboración es complejo e impecable y se lo considera uno de los más exquisitos tés del mundo.
En primavera, un brote + una hoja de té verde de los árboles de más de 100 años que viven en la región de Fujian, China, se enrollan a mano, en forma de perla y se envuelve, cada una, en papel blanco para ayudarla a mantener su forma. Las perlas se guardan hasta el verano, cuando empieza la temporada de jazmín. Es entonces cuando se perfuman nueve veces con pimpollos frescos de esta flor.
El té resultante, tiene un aroma a jazmín extremadamente sutil, que es liberado en la taza, al abrirse las perlas durante la infusión.

La leyenda del Dragón y el Fénix
Cuenta la leyenda que hace mucho, muchísimo tiempo, había un dragón de jade tan blanco como la nieve, que vivía en una cueva en la roca, en la orilla este del río Celestial y un hermoso fénix dorado, que vivía en el bosque, al otro lado del río.

Al dejar su casa cada mañana, el dragón y el fénix se encontraban antes de ir cada uno por su lado, uno a volar en el cielo y el otro a nadar en el río Celestial. Un día, ambos llegaron a una isla encantada, en donde encontraron una piedrita brillante que los fascinó con su belleza.
-Mira qué hermosa es esta piedra- le dijo el fénix dorado al dragón de jade.
-Vamos a pulirla y darle forma, para que se convierta en una perla- dijo el dragón de jade.
Jasmine_Pearls_-_Loose_Tea_and_Papers

Se pusieron a trabajar la piedra, el dragón utilizando sus garras y el fénix su pico. La pulieron día tras día, mes tras mes, hasta que al final la convirtieron en una pequeña y perfecta esfera. Emocionado, el dragón voló hacia la montaña sagrada, para recoger las gotas de rocío de la mañana y el fénix recogió agua clara del río Celestial, para rociar y lavar la esfera que, gradualmente, se convirtió en una perla deslumbrante.

Ambos se habían hecho tan amigos que ninguno quería volver a su hogar, por lo que se establecieron en la isla encantada, guardando la perla.
La perla era mágica: cada vez que brillaba, todo iba mejor, los árboles se volvían verdes todo el año, las flores de todas las estaciones florecían a la vez y la tierra daba sus mejores cosechas.
Jasmine_Pearls_Handrolling

Un día, la Reina Madre del Paraíso, al salir de su palacio, vio a lo lejos los brillantes rayos que irradiaba la perla. Impresionada por la visión, se propuso poseerla. Envió a uno de sus guardianes, en mitad de la noche, a robársela al dragón de jade y al fénix dorado, mientras dormían. Cuando el guardián volvió con ella, la Reina Madre estaba tan encantada que decidió que no se la mostraría a nadie e, inmediatamente, la escondió en el cuarto más recóndito del palacio, para llegar al cual había que atravesar nueve puertas con cerrojos.

Cuando el dragón de jade y el fénix dorado se despertaron por la mañana, se encontraron con que la perla no estaba allí. Desesperadamente, se pusieron a buscarla por todas partes: el dragón escrudiñó cada rincón del fondo del río Celestial, mientras que el fénix dorado barría cada pulgada de la montaña sagrada, pero todo fue en vano. Continuaron su búsqueda día y noche, con la esperanza de recuperar su valioso tesoro.
Jasmine_Pearls_in_Paper

El día del cumpleaños de la Reina Madre, todos los dioses y diosas del Paraíso fueron a su palacio para felicitarla. Ella preparó una gran fiesta, entreteniendo a sus invitados con néctar y damascos celestiales, la fruta de la inmortalidad. Los dioses y las diosas le dijeron:
-Ojalá que tu fortuna sea tan grande como el Mar del Este y tu vida dure más que la Montaña del Sur-
La Reina Madre estaba emocionada y, con un súbito impulso, declaró:
-Mis queridos amigos inmortales, quiero enseñaros una preciosa perla que no se puede encontrar ni en el Paraíso ni en la Tierra-
Entonces, sacó las nueve llaves de su bolsillo y abrió una por una las nueve puertas. Del más recóndito cuarto del palacio sacó la perla brillante, la colocó en una bandeja de oro y, cuidadosamente, la llevó al centro del salón de baile, que inmediatamente quedó iluminado por sus destellos. Todos los invitados quedaron fascinados por su brillo y la admiraban embobados.
jasmine-flowers

Mientras tanto, el dragón de jade y el fénix dorado continuaban su infructuosa búsqueda, cuando, de repente, el fénix dorado vio su brillo y resplandor de la perla, en la distancia, y llamó al dragón de jade: -Mira, ¿no es nuestra perla?-. El dragón de jade sacó su cabeza del río Celestial, miró y dijo: -Por supuesto que lo es, no hay duda, vamos a recuperarla-.

Volaron hacia la luz, que les condujo al palacio de la Reina Madre. Cuando aterrizaron allí, encontraron a todos los dioses y diosas inmortales apiñados alrededor de la perla, alabándola admirados. Empujando y abriéndose camino entre la multitud, el dragón de jade y el fénix dorado gritaron a la vez:-¡Esta es nuestra perla!-. La Reina Madre se puso furiosa y exclamó:-Tonterías, yo soy la madre del Emperador del Paraíso y todos los tesoros me pertenecen-.
Jasmine-dragon-pearls1

El dragón de jade y el fénix dorado se enfadaron mucho por lo que la reina decía y protestaron: -El paraíso no ha creado esta perla, ni ha nacido de la tierra: fuimos nosotros quienes le dimos forma y la pulimos, nos llevó muchos años de duro trabajo-.

Avergonzada y furiosa, la Reina Madre agarró fuertemente la bandeja y ordenó a los guardianes del palacio que expulsaran al dragón de jade y al fénix dorado pero ellos lucharon con todas sus fuerzas, con la determinación de arrebatarle la perla a la Reina Madre. Los tres pelearon por la bandeja dorada, que, al ser zarandeada en la pelea, salió disparada y con ella la perla, que rodó hasta el borde de la escalera, para luego caer al vacío.
17 Collar de Perlas B

El dragón de jade y el fénix dorado salieron corriendo como una exhalación, intentando evitar que la perla se rompiera en pedazos. Volaron en su búsqueda, hasta que ésta se posó con suavidad en la tierra. Al tocar el suelo, la perla se convirtió, inmediatamente, en un claro y verde lago. El dragón de jade y el fénix dorado no podían soportar la idea de separarse de él y se convirtieron en dos montañas, quedando para siempre al lado del lago.
Desde entonces, la Montaña Dragón de Jade y la Montaña Fénix Dorado permanecen, serenamente, a ambos lados del Lago del Oeste.

FIN

17 Collar de Perlas A
COLLAR DE PERLAS, de DaCha ~Russkiĭ Sekret~, es un té PREMIUM KING GRADE, 100% ORGÁNICO.
Para prepararlo, colocar 4 perlas por taza o 10 por tetera y verter, sobre ellas, agua a 95°C. Esperar 1 o 2 minutos, disfrutando del espectáculo, mientras las perlas se abren. Rinde hasta 3 servicios.

DUNAS DEL MAGREB

viernes, julio 26th, 2013

sahara
Magreb es la adaptación al español de una voz árabe que significa lugar por donde se pone el sol, el Poniente. La parte opuesta se denomina Mashreq o Levante.
Su historia está vinculada a la historia de los pueblos del Mediterráneo: los fenicios, los romanos, los vándalos, el Imperio bizantino, la expansión del Islam que vio partir a almohades y almorávides y recibió a los andalusíes y judíos sefardíes expulsados de una Castilla ya exclusivamente católica, la recuperación y reconquista cristiana española y la posterior expulsión de los mahometanos, la colonización europea, la descolonización, los conflictos territoriales del Sahara… el dolor infinito.
El Magreb es también mar de dunas, pueblos nómades y cultura del desierto.

Me cuenta mi querido amigo, Santiago Martín Alfaro, quien vive en Canarias desde hace muchos años y conoce, de muy cerquita, las contingencias del pueblo saharaui: “…el ÉTÉ NA ANA, delicia que pude disfrutar y recibir como muestra de hospitalidad de esos hombres azules! También acogí a sus hijos, de quienes aprendí a hacer y valorar en su justa medida, el arte y gesto de beberlo, de compartirlo, arrodillados sobre una alfombra detenida en el tiempo, más cerca de lo profundo que de la polvorienta superficie de la tierra, inmensa también, recordándote que eres pequeño.
Se deben beber tres, eso es lo tradicional. El té amargo, fuerte, prefieren el chino en realidad, creo que se llama “pólvora” [efectivamente, es gunpowder], se vierte sobre el agua que ya está hirviendo, esperan un momento y tiran el agua, con esto limpian las teteras y suavizan el amargo del té; después, se introducen las hojas frescas de hierba buena, un buen puñado (sólo frescas), el agua y un terrón de azúcar por cabeza; luego lo mezclan, tirando el “na ana” desde cierta altura, sobre vasos pequeños previamente alineados y una vez llenos, vuelven a introducir el contenido en la tetera, así por tres o más veces. Cada vez que vierten el té en la tetera, reservan la espuma que se forma sobre la superficie del líquido: es intención de quien sirve, hacerlo con la mayor cantidad de espuma posible (es como nuestra espumita del mate). Luego lo más rico: beberlos! los tres y como demanda el rito. El primero “amargo como la vida”, el segundo “dulce como el amor” y el tercero “suave como la muerte”… el été na ana y el SAHARA LIBRE!”

Quiero compartir con ustedes la bella poesía de la arena, así como ellos comparten el té, con menta, con hierbabuena, amargo y muy caliente o bien dulce, tirado con espuma, con piñones y agua de rosas o todo eso junto, en un intento por lograr la unidad y la paz.

RASTROS
(Mario Benedetti)
Un país lejano puede estar cerca,
puede quedar a la vuelta del pan
pero, también, puede irse despacito
y hasta borrar sus huellas;

en ese caso no hay que rastrearlo
con perros de caza con radares:

la única fórmula aceptable
es excavar en uno mismo,
hasta encontrar el mapa.

LEGADO
(Canción)
(Angel Caffarena)
¡Soy saharaui!
También lo fue mi padre
y el padre de mi padre.

¡Soy saharaui!
Nómada del desierto,
las dunas son mi lecho.

¡Soy saharaui!
con el ánimo recto
y el corazón abierto.

¡Soy saharaui!
mi amada en el desierto
es la risa del viento.

¡Soy saharaui!
En la noche, mis sueños,
claman por mis derechos.

¡Soy saharaui!
Patria, quiero legarte
al hijo de mi sangre.

¡¡Soy saharaui!!

403666372_d39b581e44_z

Foto: Alessandro Vannucci

HOMBRES AZULES
(LUIS LOPEZ ANGLADA)
Desde los territorios de la nada,
donde el silencio impone el vasallaje
del reino del silencio y del salvaje
término de la sebja calcinada.

Vienen; tienen ardiente la mirada
y el corazón dispuesto para el viaje.
Son los señores del desierto; el traje
es azul como el cielo en la alborada.

Pasan como entre sueños, lentamente,
reyes de la soledad, alta la frente,
bienamados de muchas lejanías.

Y se sientan delante de su tienda,
como el señor que cuida de su hacienda,
viendo pasar los sueños y los días.

GALB
(Limam Boicha)
Me pregunta un viajero
qué significa un galb.

Digo yo, por ejemplo,
que Miyek es un lunar
en el vientre de esta tierra;

que Ziza, por ejemplo,
es pecho en lengua bereber
y que el ala de una duna
puede tocar el mar del cielo.

Digo yo, por ejemplo,
que en los altos picos
de prismáticos amaneceres
– frotando su piel-
hay mucha vida dormida.

Que en la piedra pasajera,
hay platillos estacionados,
islas que emergen
desde el océano de la nada.

Un galb puede ser, por ejemplo,
el nombre de una muchacha esculpida
entre las pestañas de una cueva.

Como Tiris es el ombligo del Sahara,
galb es un corazón,
corazón de piedra.

LA HOJA VERDE
(Limam Boicha)
Hay un silencio
que quiebra la palabra.

Y la palabra, quiebra
el silencio transparente,
en la inmensidad del Sahara.

En las mañanas despiertas,
entre las estrofas de un poema,
se filtra el amargo vaso de la vida.

Desde el fondo de una tetera,
suavemente galopa,
respira el sonido
al ritmo de un tabal de agua.

Cuando las hojas se abren,
lo artificial se rompe
y se ahogan los vasos
en el jugoso manantial,
engendrando dulce amor.

Cuando brota la espuma,
el alma dialoga.
Los vasos, con su dialecto,
aportan el sensual suspiro
entre dos distintas manos,
para derretirse en mensaje explosivo.

La muerte de un vaso
es un instinto de la vida.

La luz verde, se entrega
al ritmo del misterio encantador,
al dulce sueño de las noches dormidas,
a las deseadas citas
en la callada esquina.

La hoja
es, por fin, libre y ardiente,
cuando rompe la sed
en tus labios de esmeralda.

DOS MANOS
(Limam Boicha)
Sobre las finas dunas,
se dibujan dos manos.

Cuánta leyenda se arruga
en la linea de la vida.

Cuántas espinas duermen,
como el niño en la cuna.

Cuántas manos aplauden
con la ausencia de otras páginas gitanas.

Cuántas manos se estampan, para
despistar a los cardenales de la profecía.

Cuántos senos se acarician antes de
escuchar el primer grito de la misericordia.

Cuántos corazones esperan la vuelta, para
beber en los pezones de la auténtica frontera.

Cuántos dedos separan
la verdad de la mentira.

164765.1780012165.1.450

Obra: Désert – Autor: Milène

VEN
(Ebnu)
Ven a sentir la paz de la distancia,
a contar las horas del exilio silencioso.

Ven a meditar, sobre la gramática
de las hierbas secas de primavera.

Ven a sentir las caricias del siroco
en tu piel muerta.

Ven a besar el excitante polvo
de los caminos del viento.

Ven a escuchar los ecos del tiempo
en los ojos plateados de la memoria.

Ven a recordar, juntos,
el olor de la última lluvia.

Ven a sobar el vientre
de una cascabel grávida de palomas.

Ven a perseguir los espejismos,
para saciar tu sed de vergüenza.

Ven a devorar las nuevas flores
que parió la ingratitud de las estaciones.

Ven a roer los huesos
que sobraron del banquete de la guerra.

Ven a beber el último vaso
del primer té de tu infancia.

Ven a escalar las alturas
de la añoranza perdida.

Ven a permutar tus dientes de leche,
por los colmillos de la serpiente noctámbula.

Ven a mirarte el triste rostro
en el espejo de una mañana olvidada.

Ven con tus penas.
Ven, incluso, con tus glorias.

Ven a llorar
sobre la tumba de una madre,
que llora eternamente
para que tú derrames una lágrima.

AMOR
(Isabel de la Rosa)
Dices que no sé lo que es el amor cuando…
me habla de amor un rostro blanco, terso y suave,
que no ha sufrido veinticinco años los estragos
del viento y el calor más insoportable.
Unos labios dulces,
que no saben lo que es sentir
el amargo sabor de este té,
como un ritual diario
al que nos obliga el cuerpo,
para aliviar la mente.
Un olfato que,
saciado de respirar aire fresco, flores y perfumes,
cree recrearse en este seco aire
con olor a cuero, incienso y tabaco.
Un oido que,
cansado de escuchar información, gente y tráfico,
se relaja hoy, escuchando, aún sin entender,
una monótona y rutinaria conversación familiar.
Unos ojos…
unos ojos que aquí y ahora,
en medio de este crudo desierto,
son el único paisaje que tiene sentido,
lo único por lo que merece la pena estar aquí,
lo único que me ha devuelto la esperanza, ahora,
desde que de pequeño,
me cansé de correr al horizonte.
Imagina por un minuto vivir aquí,
en un lugar hacia el que todos sienten indiferencia,
hacia el que muchos miran con reprimida compasión
y así empiezan a valorar lo que tienen,
un lugar que no aparece en los mapas,
un lugar que no importa al mundo,
un lugar en el que ni el sol se molesta
en mostrarse con belleza…
un lugar en el que lo único bonito
es el inmenso y estrellado cielo
de la oscura noche
pero el frío y el cansancio
no nos deja contemplarlo.
Un lugar en el que soñar
significa sueño
y sobrevivir…
la triste realidad.
Imagínate estar en esa jaima,
aprender a hablar hasta de lo más ridículo,
sólo para romper este doloroso silencio,
compartir toda la nada que tienes
con todos los familiares y amigos,
por que son todo lo que hay.
Necesitar amar hasta la manta que te cubre,
sólo para que el amor sea más fuerte que
estos sentimientos de dolor, odio y rencor
que nos atormentan.
Dolor por nuestro pasado,
rencor por nuestra historia,
odio por habernos olvidado,
por habernos borrado de vuestra memoria.
¿y me dices que no sé amar?
Me lo dice un rostro feliz,
una sonrisa que jamás nadie ha borrado,
un olfato que no sabe a qué huele la sangre,
un oído que nunca escuchó un disparo,
y unos ojos…
unos ojos que mañana partirán
y en mi mente quedarán grabados.
¿Y me dices que no sé amar?
y aun así te amo…
porque amor es este dolor
que tengo en los labios,
de tanto sonreír sin costumbre.
Son esas estúpidas lágrimas
que derramé mientras dormías.
Es este doloroso deseo de olvidarte,
cuando aun estoy feliz de haberte conocido…
Venga, no entristezcas,
no pienses ni por un minuto
el quedarte aquí a mi lado;
vuela “paloma” y sé felíz,
que aunque yo quede aquí,
triste y desolado,
mi corazón partirá contigo.
Al menos algo de mí
se habrá liberado.

DISTANCIA
(Alberto Cortez)
Viento, campos y caminos… distancia,
qué cantidad de recuerdos
de infancia, amores y amigos… distancia,
que se han quedado tan lejos.
Entre las calles amigas… distancia
del viejo y querido pueblo
donde se abrieron mis ojos… distancia,
donde jugué de pequeño.
Un corazón de guitarra quisiera
para cantar lo que siento.
Allí viví la alegría… distancia
de aquel primer sentimiento
que se ha quedado dormido… distancia
entre la niebla del tiempo.
Primer amor de mi vida… distancia,
que no pasó del intento;
primer poema del alma… distancia,
que se ha quedado en silencio.
Un corazón de guitarra quisiera
para cantar lo que siento.
¿Dónde estarán los amigos… distancia,
que compartieron mis juegos?
¿quién sabe donde se han ido… distancia,
lo que habrá sido de ellos?.
Regresaré a mis estrellas… distancia,
les contaré mi secreto:
que sigo amando a mi tierra… distancia,
cuando me marcho tan lejos.
Un corazón sin distancia quisiera
para volver a mi pueblo.

Continuará.

Nuestra versión del té magrebí, DUNAS DEL MAGREB.

ALMA DE NORUEGA

martes, mayo 28th, 2013

23425_1354436575605_1072163150_1044339_4155431_n Cuando yo era una niña pequeña, mi abuela me decía que si me iba a dormir sin cenar, el alma se levantaba a medianoche a buscar comida entre las ollas y que, entonces, por lo menos había que tomar un tei (un té) -el té, obviamente, no venía solo, sino con todo un cortejo de bocados para lograr su cometido, que era que yo comiera-.

Tantas veces me pregunto qué me hace volver con la mente, con los pensamientos, con el deseo, a Noruega, esa tierra tan lejana, el país de las sombras largas, de los hielos eternos, de los maravillosos bosques, de las piedras, del frío, de los mares que lamen los fiordos, del agua más pura y las naves más perfectas, de todas las flores, del sol de medianoche… del amor infinito y para siempre. Hay una voz interior que me susurra en sueños “lo que te hace volver es tu alma de noruega”. Sea lo que sea que eso signifique, mi alma de noruega vuelve a todo eso y al perfume de las peonías de la calle Nyveien.

En Buenos Aires, asoma al mundo un nuevo blend, único fresco, amable, hermoso. Los primeros brotes de primavera de Camellia Sinensis, punteados a mano, convertidos en este Té Blanco Yin Zhen Silver Needle súper fino, de aroma conmovedor. Ocho variedades de peonías orgánicas y arándanos seleccionados le dan pinceladas de color, notas de sabor y un equilibrio exquisito a mi Alma de noruega.
De Edición Limitada, ALMA DE NORUEGA abre la puerta para ir a jugar, sale de esta dacha urbana y se va a dormir con el espíritu contento.

XINGLIN o BAJO UN SERENO DAMASCO

miércoles, mayo 22nd, 2013

Bajo un sereno damasco
Este bello poema de Wang Wei, ha sido fuente de inspiración para la creación de un querido hijo de esta DaCha. La traducción es personal, por lo que si alguien puede mejorarla, bienvenido será.

El damasco tiene su origen en el Turquestán, que es una zona del Asia central, comprendida entre el Desierto de Gobi, en Mongolia, y los límites orientales del Mar Caspio. Sin embargo, las primeras referencias acerca del cultivo de esta fruta se recogieron en el noroeste de China, en la Manchuria, cerca del límite con Rusia, concretamente en el año 3000 a.C.
La ruta de la seda y la de las especias, que comunicaban Asia y Europa, lo llevaron hasta Armenia, de donde deriva su nombre: Prunus armeniaca y desde allí fue llevado, por los romanos, hacia el sur de Europa.
Es una de las frutas más ricas en vitamina A, por lo que es muy adecuado en caso de deficiencias de dicha vitamina, sobre todo en alteraciones de la piel y mucosas, infecciones cutáneas, ceguera nocturna, convalecencias, especialmente de enfermedades de carácter infeccioso, debilidad y astenia.
Dentro de China, era considerado amuleto y símbolo de éxito: en el ancestral Sistema de Exámenes Imperiales, tener éxito se traducía en ser nombrado para una posición oficial del gobierno, que garantizaba una vida holgada de bienestar e influencia; la primera celebración en honor a los candidatos exitosos, habría tenido lugar en un campo de damascos.

Dicho todo esto, les voy a contar el próximo “sekret”, que tiene que ver con el arte de curar, al cual pertenezco.

Los orígenes de la Medicina China provienen de historias reales, leyendas y mitos.

Cuenta una leyenda, que el Emperador Amarillo (Huang Di) se impuso como gobernante supremo del Universo. Ocupó de éste, el centro, dejando el sur para el Emperador de Fuego (Yandi), también conocido como el Emperador Rojo, de quien se decía que tenía el cuerpo de un hombre y la cabeza de un toro.

El Emperador de Fuego enseñó a los humanos cómo cultivar los granos, lo que le valió el título de Agricultor Divino. Poseía un batidor mágico, que utilizaba para descubrir si una planta era venenosa o no y para determinar la naturaleza de cada planta; él mismo probaba cada planta para examinar sus efectos, ya que su cuerpo celestial le permitía neutralizar cualquier materia venenosa. Hasta que un día, el veneno pudo más que su habilidad.

Al rival del Emperador de Fuego, el Emperador Amarillo, también se le atribuían habilidades terapéuticas. De hecho, la mayoría de las cosas se les atribuyen al Emperador Amarillo y a sus ministros: las escalas de música, el mortero, las armas, los espejos y las matemáticas, por nombrar algunos. Uno de los ministros del Emperador Amarillo, Wu Peng, fue pionero en el arte de la medicina y otro ministro, Lei Gong, fue pionero en el arte de la cirugía. Un tercer ministro, Qi Bo, aparece en el Huang Di Nei Jing, Clásico de Medicina Interna del Emperador Amarillo.

Independientemente de la validez histórica de las habilidades científicas de estos dos emperadores, ambos han dado sus nombres a dos obras médicas con las que todavía se estudia en las Escuelas de Medicina China y de Acupuntura: Huang Di Nei Jing (Clásico de Medicina Interna del Emperador Amarillo) y Shen Nong Bencaojing (Clásico de Medicina Herbaria del Agricultor Divino).

“Honorarios de damascos” o “Xinglin, el huerto de los damascos”

Durante el gobierno de los Tres Reinos, vivió un famoso médico, llamado Dong Feng, considerado uno de los tres médicos más extraordinarios de la antigua China. Al final de su vida, Dong Feng, como un buen taoísta, se retiró a vivir a las montañas Lu y, dada su gran compasión y amor por sus semejantes, continuó viendo a sus pacientes cuando era necesario, pero adoptó la práctica de negarse a cualquier tipo de recompensa monetaria. Cuando sus pacientes, agradecidos, insistían en retribuirle de algún modo, él les aconsejaba plantar árboles de damasco en su jardín familiar; el número de árboles variaba de acuerdo a la gravedad de la enfermedad y, mientras los curados de una enfermedad grave plantaban cinco árboles, aquéllos con dolencias menores, plantaban sólo uno. El número de árboles de damasco del jardín de Dong Feng creció y creció hasta que tuvo un huerto y, al cabo de unos años, su casa fue rodeada por un centenar de miles de ellos, formando una importante plantación.
En épocas de cosecha, el Dr. Dong trocaba los damascos por grano; separaba la cantidad de cereal para consumo personal y entregaba el resto a los campesinos pobres.
La plantación pronto se ganó el nombre de Xinglin (Huerto de los damascos) y esta expresión fue utilizada, desde entonces, en alabanza a un buen médico, altamente calificado, de espíritu recto y noble. También es muestra del “espíritu de la tierra” que tienen los campesinos, quienes retribuyen la bondad con gran respeto, aprecio y elogio.

El Clásico de Medicina Interna del Emperador Amarillo, afirma que: “El médico debe poseer una conciencia moral, una conducta ética y una actitud compasiva hacia aquéllos que necesitan de su atención. Cuando médico y paciente se encuentran en un estado de armonía, la enfermedad no persiste ni se convierte en terminal”.
sereno damasco
Probá BAJO UN SERENO DAMASCO de DaCha ~Russkiĭ Sekret~ (Blends). Té azul Oolong Tie Guan Yin jade y Tie Guan Yin de otoño, salpicado con delicadas flores de osmanthus y damascos turcos. Una explosión de orquídeas y damascos en tu boca!

INVIERNO EN KIEV o “Si quieres una dama, empieza por la abuela.”

domingo, mayo 19th, 2013

DaCha 10
¡Qué importante es, en la vida de un niño, la experiencia de los abuelos! Así como yo evoco la memoria de los míos, mi madre (que lleva el nombre de la abuela de su abuela), evoca la memoria de la única abuela que conoció y me sumerge, nuevamente, en un viaje de ensueño por la historia y la tradición:

“Mi primera infancia transcurrió en nuestra casa de Canning 84″ -cuenta Zulema, mi madre-. “Recuerdo que visitaba con mucha frecuencia a mi Bobe Brane, a quien adoraba. Me encantaba jugar a disfrazarme con las ropas y zapatos de mi tía Feliza y gozar de las dulzuras que preparaba mi Bobe, quien, por la tarde, servía su té en los vasos de vidrio y mi leche en sus tazas de loza inglesa, sobre el mantel de color rojizo que cubría la mesa del comedor, de estilo Chippendale, que había traído de Inglaterra. Yo esperaba, ansiosa, a que abriera la puerta del aparador, del que sacaba una bandejita de loza, que luego llenaba de kemish broit y schtrudel de membrillo y un botellón de cristal con vishnik, del que sólo me servía una copita, ya te contaré por qué. Calculo que mi Bobe debía tener en esa época no más de 60 años pero parecía muchos más porque peinaba su larga cabellera canosa con un rodete y jamás se maquillaba.”

Brane, mi bisabuela, nació en Kiev, Ucrania, en el año 1876. En esa época, Ucrania, que fuera dominada, ya por Lituania, ya por Polonia o bien, subyugada por cosacos y tártaros, estaba bajo el dominio ruso del Zar Alejandro II, quien ese año promulgó un edicto secreto, el Ucase de Ems, por el que se prohibía el uso del idioma ucraniano en la prensa escrita, así como también en representaciones teatrales y en la enseñanza, en un intento por eliminar cualquier vestigio de cultura o nacionalismo ucraniano. Por lo tanto, Brane se consideraba rusa y hablaba ruso e idish. Su padre era rebe (maestro) y su abuela “se vestía como una reina y usaba un tocado como una corona” (sarafan y kokoshnik). No hablaba mucho de esa primera etapa de su vida. Sus recuerdos felices del terruño natal eran esos y que en verano juntaban cerezas e iban al Mar Negro. Los otros, los tristes, los que marcaron su joven corazón de un frío invierno, fueron los que la obligaron a emigrar, a los 14 años, hacia Inglaterra, sola… pero con samovar.

Brane llegó a Londres en 1890, siguiendo a un hermano que la precedió, años antes, en la partida de Kiev y se estableció en el East London, barrio que recibía a los inmigrantes pobres, fundamentalmente a irlandeses y judíos de la Europa Oriental. Su hermano trabajaba en una carpintería y suponemos que así fue como mi bisabuela conoció y se enamoró de Louis, mi bisabuelo, quien también era ebanista. De la misma manera, se enamoró de Londres, tanto, que siempre recordó esos años como los más felices de su vida. Fue testigo de la última década de la era victoriana (1837-1901), que logró el gran desarrollo económico e imperial e incluso la hegemonía mundial de Gran Bretaña, que transformaron al liberalismo en algo mucho más profundo que un sistema político: liberalismo y Parlamento vinieron a ser, al cabo del siglo XIX, debido a aquella “evolución ordenada”, el fundamento de la cultura política moderna del pueblo inglés. Esa impregnación liberal de la conciencia colectiva contribuyó a que la política británica se adaptara sin violencia, casi naturalmente, a la irrupción de las masas en la vida pública, y que la transición hacia la democracia moderna fuera allí tan ordenada como había sido la evolución liberal a lo largo del siglo XIX. La muerte de la reina Victoria dio lugar a la Era eduardiana. El pueblo adoraba a Eduardo VII, quien, según Brane, “caminaba por la calle sin guardia y se sentaba en un banco de la plaza”; esta ya mujer de 25 años, respetaba el protocolo londinense, salía siempre a la calle con sombrero y amaba a una ciudad en la que “los pisos eran como espejos: uno se podía ver en el piso” y gozó de un período en el que sectores de la sociedad que habían sido siempre excluidos de la vida política, como los obreros plebeyos y las mujeres, se volvían cada vez más politizados y participativos.
Lamentablemente, Louis enfermó y, en 1908, con tres hijos vivos y otros dos en camino, ambos se embarcaron rumbo a la Argentina, en busca de los “buenos aires”, con todos sus muebles, sus cubiertos y vajilla y, por supuesto, el samovar. Pocos años más tarde, Brane enviudó y se quedó sola, con cinco chicos, en una Argentina turbulenta. Su corazón entró en el invierno para siempre, hasta la llegada de los nietos.
Brane
“Cuando mi tía Feliza se casó, yo tenía seis años” -sigue mi mamá-. “Después del casamiento, mi Bobe con mi tío Samuel, que era minervista, se mudaron a nuestra casa. Allí, en la muy amplia cocina, fui testigo de la preparación de las comidas y bebidas que preparaba mi abuela. Me encantaba verla cocinar toda clase de manjares dulces y salados, aunque yo prefería los dulces. Me asombraba la cantidad de cerezas que compraban en primavera y verano y su colocación, junto con azúcar y algo de alcohol, en unos botellones grandísimos de color verde oscuro que se llamaban damajuanas y que colocaban en el gran patio soleado de mi casa, en el que había muchas plantas y una gran pajarera con canarios, que cuidaba mi papá. Luego, cuando en las damajuanas se formaba una espuma, las guardaban en un lugar oscuro hasta el invierno. Cuando las cerezas estaban completamente maceradas, mi Bobe pasaba, con la ayuda de mi mamá, el licor color borravino a los botellones y a las cerezas, las comíamos en compota. El vishnik era mi bebida preferida, a tal punto que una vez, en una reunión de Fin de Año que festejamos en el patio de mi casa, tomé tantos vasitos que me emborraché!”
DSC03426
La vida de los inmigrantes no es fácil; nunca lo ha sido. Dejar atrás la casa natal, la tierra, la familia, los amigos, es desgarrador y exige una enorme dosis de coraje. Gracias a ese coraje, parte de mi familia sobrevivió. Gracias a ese coraje es que yo existo. Hay un común denominador a todos los inmigrantes: para calmar el frío que siente el corazón en el exilio, hacen de la tradición un conjuro y cantan sus canciones, bailan sus danzas, cocinan sus delicias como lo hacían sus madres y abuelas y las madres y abuelas de sus madres y abuelas.

Kiev fue la cuna y el punto de partida hacia el destino errante en la vida de mi bisabuela. Pero también, las cerezas del verano para endulzar hasta a los más amargos inviernos.
file 1.php

Probá “INVIERNO EN KIEV“, de DaCha ~Russkiĭ Sekret~ (Blends). Té rojo Assam, té rojo chino BOP, pimpollos de rosas, cacao y licor de cerezas (vishnik). Compañero perfecto para cualquier torta de chocolate, incluso de chocolate blanco. Este es EL blend para quienes gustan tomarlo con un toque de leche o crema 😉
12022012708

VIAJE A ŠIPAN

martes, mayo 14th, 2013

sipan 1
“El que quiera ver el Paraíso en la Tierra tiene que venir a Dubrovnik” George Bernard Shaw

Nuestro viaje empieza en Dubrovnik, la perla del Adriático.

La República aristocrática de Ragusa (derivación del romano ” aquéllos que viven sobre la Roca”) o Dubrovnik (del eslavo “la ciudad construida en los bosques de robles”), está ubicada al sur de la costa croata, en el Adriático y nació sobre las piedras rocosas, en el año 656 d.C. Fue fundada por los refugiados de la ciudad griega de Epidauros, luego por los refugiados de Salona, tierra de Diocleciano y capital de Dalmacia, más tarde por un rezago de pescadores del Imperio Romano que habitaban en los islotes inmediatos a Dubrovnik y, finalmente, por algunos croatas que llegaron al lugar.
El deseo de los habitantes de Dubrovnik, de tener su propio Estado y ser así, dueños de su propio destino, los llevó al convencimiento de que, aprovechando su situación geográfica y sólo a través de la diplomacia y no por las armas, lograrían tan noble objetivo. Para defender estos principios y la paz ganada, creyeron necesaria la construcción de murallas y fortalezas alrededor de la ciudad, incluyendo las tierras circundantes.
La República de Dubrovnik sirvió de importante enlace entre el Occidente y el Oriente europeos, en un período en el cual el poderoso Imperio Otomano ocupaba amplias zonas de Europa; el puente no sólo era comercial, sino también cultural y humano; a menudo caritativo, daba ayuda a mucha gente que había caído en desgracia y otorgaba asilo a los refugiados.
Con todos los elementos necesarios para ser un Estado progresista, Dubrovnik logró, por más de mil años, ser una República independiente, desarrollando enormemente el comercio exterior y la navegación marítima por todo el Mediterráneo y otros mares. En ella florecieron las ciencias, las artes y el resplandor de la gran ciudad que dio origen a lo que, históricamente, conocemos como Período de Dubrovnik .

Desde esta maravilla se puede iniciar un viaje mágico por las islas croatas del Adriático, que tienen fama de que quien las visita, a veces, no regresa.
sipan 2

Las islas Elafiti están situadas al noroeste de Dubrovnik y sólo tres de ellas están habitadas: Kalamota, Lopud y Šipan.

El barco zarpa, al anochecer, bajo un cielo lleno de estrellas, rumbo a Šipan, la Isla de las Águilas.

Los Šipanis vivieron, desde hace muchos años, en esta isla, que hoy tiene sólo 800 habitantes. En antiguos documentos aparece con los nombres de Jupana, Zupana y Supana; el actual nombre de Šipan fue por primera vez usado en el año 1371. Su muralla de defensa data de los tiempos de los Ilirios y los romanos que se instalaron en ella. Prueba de esto es la villa Rustica en el puerto y las preservadas rocas con diferentes inscripciones. La historia de Šipan está fuertemente marcada por la de la cercana ciudad Dubrovnik y parte de su encanto reside en el hecho de que este lugar fuera, durante los siglos XV y XVI, residencia de veraneo de los habitantes de Dubrovnik (sonrío pensando que cada uno hace su Dacha donde puede…).

Si bien esta isla es la más grande del archipiélago, se puede recorrer en bicicleta en unas pocas horas. El agua del mar es tan transparente que parece que los barcos flotaran en el aire; se ven claramente los amarres y anclajes de las barcas, los peces y erizos y nuestros propios pies. Šipan, como el buen té o el buen vino, es una fiesta para los sentidos; el primer impacto al llegar es en nariz: esta isla tiene aroma a higos e hinojo salvaje. Y es que toda ella está cubierta de higueras de todas las variedades, morales, manzanos, duraznos, olivos, hermosos campos de viñedos, almendros, abetos, cipreses, palmeras, plantas y arbustos del mediterráneo y mucho, muchísimo hinojo.

El Viaje a Šipan inspiró este blend, de deliciosas hebras de Pu Erh y pétalos de flores de durazno, con un licor de gran cuerpo y astringencia nula, un adorable aroma a higos, un ataque anisado e inconfundible a hinojos, y un dejo a frutas pasas.
10 Viaje a Sipan C

Afortunadamente (?), las ninfas nos permitieron volver y subimos al barco, de regreso al continente. El viaje llega a su fin.
¿A quién no le gustaría sentarse en cubierta, al atardecer, a disfrutar de la vuelta a Dubrovnik con una exquisita taza de té?
sipan 3

KAIFENG IMPERIAL o “La tribu que adoptó el té”.

lunes, mayo 6th, 2013

PeonyNovel

En una conversación acerca de DaCha, Carlos Braverman* me dijo: “- Eres patéticamente de diáspora” y tengo que reconocer que el término diáspora me encanta, así como me encanta el término secular.
Supongo que los que se acercan a esta Dacha del sur, a leer una nota mía, o son amigos o son amantes del té o son amantes de la cultura y la historia pero no me caben dudas de que todos, absolutamente todos, tienen las mentes y los corazones abiertos para abrazar la diversidad. Y es por eso que les voy a contar esta historia.

¿Ustedes saben desde cuándo hay judíos en China?

Los judíos llegaron a China procedentes del noroeste de la India (天竺, Tiānzhú, “India celestial”, como se le llama en tres tallados en piedra encontrados en Kaifeng), donde vivieron durante siglos, tras el Exilio de Babilonia (s. VI a.C.)
Ya antes de 108 a.C. estos judíos habían emigrado hacia la región de Ningxia (en la actual provincia de Gansu) y fueron avistados por el general chino Li Guang, que había sido enviado a invadir la “región occidental” para ampliar las fronteras de la China de la Dinastía Han.
Desde ese momento y, hasta las postrimerías de la Dinastía Tang (900 d.C.), los judíos se dispersaron por China, se casaron con esposas chinas y engendraron hijos “medio chinos, medio bárbaros”. Durante la Gran Persecución anti-budista (845-846), el budismo y otras religiones extranjeras, entre ellas, el judaísmo, fueron relegados a las regiones exteriores de China, bajo la supervisión de los kitán (mongoles) y todos los templos fueron quemados para construir, en su lugar, templos confucianos y taoístas.

Los judíos no volvieron a China hasta que el emperador Taizong, de la Dinastía Song (s. X d.C.), un hombre con grandes ansias de conocimiento, envió mensajeros a todas las partes de China para reclutar y aprender de eruditos extranjeros. Según las primeras traducciones de los tallados en piedra, la palabra china Guī (歸), en el discurso del emperador a los judíos, fue traducida como “venir”, induciendo a la mayor parte de los historiadores chinos y occidentales a creer que los judíos llegaron a China durante la dinastía Song. Tiberiu Weisz, un profesor de historia hebrea y religión china, la traduce, sin embargo, como “volver”, lo que significaría que el emperador era consciente de su estatus de antiguos ciudadanos chinos y que les daba la bienvenida de vuelta a China. El emperador les ofreció la ciudad de Kaifeng, por entonces la ciudad capital, como ciudadanos chinos con todos los derechos y obligaciones, bajo la protección del imperio Song y les permitió continuar con la práctica de la religión de sus ancestros, hecho que se detalla en el segundo y tercer tallados.

Kaifeng alcanzó su máximo esplendor en el siglo XI al convertirse en un importante centro comercial e industrial, localizado en la intersección de cuatro canales destacados. Tuvo un rápido desarrollo comercial, cultural y artesanal. Durante este período, la ciudad estuvo rodeada por tres murallas y su población era de unos 600.000 o 700.000 habitantes lo que, probablemente, la convertía en la ciudad más poblada del mundo.

El esplendor de Kaifeng acabó en el año 1127 cuando la ciudad fue atacada por los Jurchen, que deportaron a la familia real y a la mayoría de los nobles a Manchuria, y que terminaron estableciendo la Dinastía Jin del norte.

Al estar situada en la orilla sur del río Yangtse (Amarillo), Kaifeng sufrió inundaciones desastrosas, que provocaron grandes pérdidas y obligaron a abandonar la ciudad. Fue reconstruida en el año 1662 por el emperador Kangxi de la dinastía Qing y los “judíos de Kaifeng” reconstruyeron su sinagoga y sus casas. Sin embargo, una nueva inundación asoló la ciudad en el año 1841. En 1843 se reconstruyó de nuevo, dando origen al Kaifeng que conocemos hoy día.

Los judíos de Kaifeng se fueron asimilando cada vez más a la cultura china, hasta perder, casi por completo sus costumbres y prácticas religiosas. Peony, una novela histórica de Pearl Buck, ambientada en 1850, da testimonio de esto. La novela sigue a Peony, la sierva China de una prominente familia judía y muestra, a través de sus ojos, cómo la comunidad judía era vista en Kaifeng, en un momento en que la mayoría de los judíos había llegado a pensar en sí mismos como chinos. La novela contiene un amor interracial escondido y muestra la importancia del deber, junto con los desafíos de la vida. Una nota introductoria, antes de la primera página, le adelanta al lector: “Hoy día, incluso el recuerdo de su origen se ha ido. Ellos son chinos.”

EL TÉ EN KAIFENG
Los pueblos de las regiones al sur del Río Amarillo, convidaban a sus invitados con su mejor té y comida, para bendecirlos y como muestra de respeto, desde las dinastías Song y Yuan.

La gente de Hunan ofrecía té con porotos de soja fritos, sésamo y rodajitas de jengibre.

La gente de Hubei solía tomar sólo agua pero agasajaba a sus invitados con té con arroz inflado y malta y, durante el Festival de Primavera, les ofrecía Té Yuanbao, con el objeto de desearles suerte, salud y felicidad para el año entrante; este té se hacía de quinotos (olivas chinas), cortados a lo largo, lo cual les otorgaba la forma de “yuanbao” (lingotes de oro).

Durante la dinastía Song, el pueblo de la ciudad capital de Kaifeng era muy hospitalario y amable. Cuando un residente se mudaba a una casa nueva o llegaba a la ciudad, los vecinos le regalaban té y frutas frescas o lo invitaban a sus casas a “tomar té” en muestra de amistad. Este té se llamaba “zhicha”, que significa “comer el té” porque al finalizar se comían las hebras. El té verde de la región, el Mao Jian, es uno de los más preciados y tradicionales de China, de sabor suave, color claro y aroma ligero (en inglés se lo conoce directamente como tippy green) y sus hebras son tan tiernas y delicadas como cabellos de ángel, por lo que no es de extrañar que les gustara comérselo.

La costumbre de mostrar amistad y respeto a un invitado, ofreciéndole té, se ha preservado hasta nuestros días.

Tantas veces, mi madre me ha dicho que debemos tener algo de chinos, algo de mongoles, que nuestros rasgos no son ni completamente semitas ni completamente caucásicos, que, a veces, parecemos orientales. Tantas veces, yo le respondí: ¿Cómo puede ser que tengamos raíces en China si los bisabuelos y tu papá emigraron hacia Argentina desde Inglaterra, Ucrania, Rusia? Bueno, la parte en que los judíos cruzaron la Manchuria hacia el norte es otro russkii sekret, que será develado oportunamente. A diferencia del HISTORIAS DE HUMO, no podía llamar a este blend “Cuentos chinos”, porque esta historia ocurrió de verdad, mucho tiempo atrás, en la Ciudad Imperial de Kaifeng.

Gabriela Carina Chromoy

*Carlos Braverman (Israel): Politólogo y Psicólogo, miembro de la Asociación de Derechos Civiles de Israel. Activista por una coexistencia judéo-árabe mutuamente justa y el altermundialismo. Miembro del Partido Meretz (Partido Socialista de Israel – Tel Aviv). Presidente del Instituto Campos Abiertos (Investigaciones en Ciencias Políticas).

Probá nuestro KAIFENG IMPERIAL. Blend de tés verdes Bi Lo Chung y Mao Jian, Quinotos, Lemon Zest, pétalos de azahares y daditos de jengibre confitado. Exquisito tanto caliente como helado, es la combinación perfecta del té verde suave y dulce con la energía picante del jengibre. Nuestras recomendaciones de maridaje: Carrot cake, Cheesecake, Crumble de manzanas, pastelería con crema pastelera, tarteletas de salmón o atún, sandwiches con pollo, Sushi.
03 Kaifeng Imperial C

SWEET HEATHER

sábado, febrero 23rd, 2013

Cuenta una antigua leyenda nórdica, que cuando los dioses hicieron al mundo, miraron las laderas desnudas y estériles, y pensaron en lo agradable que sería cubrirlas con alguna especie de hermoso árbol o flor. Entonces, recurrieron al Roble gigante, el más grande y fuerte de todos los árboles que habían hecho y le preguntaron si estaría dispuesto a ir hasta las colinas desnudas para ayudar a hacerlas más atractivas. Pero el roble les explicó que necesitaba una buena profundidad de suelo para crecer y que las laderas eran demasiado rocosas para que echara raíces.

Así que los dioses dejaron al roble y se volvieron hacia la Madreselva, con su hermosa flor de color amarillo y su bella y dulce fragancia. Preguntaron a la madreselva si le molestaría crecer en las colinas y difundir su belleza y fragancia por las áridas laderas. Pero la madreselva explicó que necesitaba un muro o una cerca o incluso otra planta en la que apoyarse y que, por esa razón, sería casi imposible para ella crecer en las montañas.

Los dioses viraron hacia una de las más dulces y hermosas de todas las flores: la Rosa. Le preguntaron a la rosa si le importaría agraciar las altas tierras escarpadas con su esplendor. Pero la rosa explicó que el viento, la lluvia y el frío en las colinas la destruirían, por lo que no sería capaz de crecer en las ellas.

Decepcionados con el roble, la madreselva y la rosa, los dioses se retiraron. Finalmente, se encontraron con un pequeño arbusto verde, de baja estatura, con flores de pétalos diminutos, algunas púrpura y algunas blancas. Era Heather.

Los dioses le hicieron la misma pregunta que les habían hecho a los demás. “¿Irías a crecer a las laderas de las colinas para hacerlas más hermosas?”

Heather pensó acerca de la pobreza del suelo, el viento y la lluvia y no estaba muy segura de poder hacer un buen trabajo. Pero se volvió hacia los dioses y respondió que si ellos deseaban que lo hiciera, ella lo intentaría.

Los dioses se pusieron muy contentos.

Estaban tan contentos, que decidieron darle a Heather algunos regalos, en recompensa por su buena disposición.

En primer lugar le dieron la fuerza del roble – la corteza de Heather es más fuerte que la de cualquier árbol o arbusto en todo el mundo.

A continuación, le dieron la fragancia de la madreselva – una fragancia que se utiliza con frecuencia por su delicadeza.

Finalmente, le dieron la dulzura de la rosa – tanto es así que Heather es una de las flores favoritas de las abejas.

Y hasta hoy, Heather es conocida, fundamentalmente, por estos tres dones.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Heather es nativa de las regiones de Irlanda, Escocia, Escandinavia, Rusia y América del Norte. Es conocida por su resistencia y su habilidad para prosperar en zonas de suelos pobres, rocosos y temperaturas extremas. Por esta razón, jugó un importante papel histórico en la vida diaria, ya que fue utilizada como paja para techos, ropa de cama, combustible y fabricación de escobas, canastas, cuerdas y redes de pescadores. En Irlanda y Escocia se utiliza para hacer Heather Ale. También se usa en infusiones, como diurético, antiséptico, astringente y desinfectante, contra resfríos, infecciones urinarias y fortalecimiento de la estructura ósea.

Probá el SWEET HEATHER de Dacha. Té blanco Pai Mu Tan y flores de Heather de Rusia. Ideal para tomarlo solo, en comunión con el propio ser y… secreto? queda muy bien con chocolate blanco!

 

UNA DACHA EN LA AURORA

jueves, enero 24th, 2013


Queridos amigos de la DaCha itinerante:
Nos vamos a “LA AURORA DEL PALMAR – REFUGIO DE VIDA SILVESTRE”.
Allí, además de tomarnos unos días para descansar, compartiremos nuestro TIERRA DE COLONOS

A quienes quieran vivir la experiencia de un paisaje único, a quienes quieran conocernos más de cerca, los esperamos.

OLD LAVENDER 1932

jueves, enero 17th, 2013


La infancia se recuerda en las tripas; en la “masmédula”. La casa natal, también.

La mía, tiene el sonido del piano de mi madre, cuyos hermosos dedos hacían brotar rondas y arrorrós para que yo bailara; el olor de la guitarra de mi padre, que yo sacaba en secreto de su funda de cuero; la Tristeza en Mi mayor, de Chopin, sonando en el tocadiscos del living, una y otra vez, un domingo a la mañana y el Vals de las flores, como broche de oro; el pasar de páginas de diario y la voz de Dude leyéndole una nota interesante a Zulema; los colores de las casitas de Julio Barragán y las arrugas del jardinero de Enrique Mónaco; la luz del sol, atravesando el ámbar de los vasos en los que tomábamos té; el sabor a queso crema y miel sobre las tostadas en la “cama grande”, cada desayuno, mientras mirábamos Plaza Sésamo; el peso y la suavidad del quillango con que me abrigaban por las noches; la mano de Fernando, que a mí me ayudaba a dormir y a él, a desvelarse; la golosía por el bizcochuelo de mandarina de mi bobe, los sábados a la tarde y la espera de alguna fiesta que garantizara un schwarze leicaj y unos knishes de papa; las historias de niñez de ese hombre y esa mujer que nacieron en el verano de 1932, en el mismo barrio… pero se enamoraron muchos años y mucha vida después; el dulzor del bananero del patio de Soler, las flores blancas de las yucas y los jazmines, que un buen día, se comieron las hormigas; la cadencia de la voz de mi madre, contándome un cuento cada anochecer, mientras yo jugaba en la bañera; el aroma a Vieja Lavanda de papá, todas las mañanas del mundo!

Probá nuestro “OLD LAVENDER 1932”, té de Ceylon, piel de mandarina tostada, pétalos de rosas y flores de lavanda, ideal para una tarde de té con tostadas y queso crema, scons dulces con manteca y dulce de naranjas o con una buena torta de miel.

Tea blends, blends artesanales, blends de té en hebras, té de alta gama, té premium, té ruso, té de samovar, tea shop, té gourmet, latex free tea blends, mezclas de té en hebras libres de látex, té orgánico.

Buenos Aires - Argentina | Tel. 15-6734-2781 - Llámenos gratuitamente | sekret@dachablends.com.ar